Las claves más importantes de la modernización empresarial han sido los procesos de transformación digital.

En 2017 se sumaron inversiones globales por 1.2 billones de dólares pero pese a atención en el tema y la millonaria suma, solo 1% de las firmas lograron ésta transformación con éxito, según un reporte del Foro Económico Mundial.

“La razón por la que el porcentaje es bajo es porque pasamos mucho tiempo pensando en qué hacer cuando llegue la transformación pero no sabemos qué hacer o qué queremos decir con ella”, dijo Nicholas Davis, líder de innovación y sociedad del Foro Económico Mundial (WEF) en una reciente conferencia.

Davis argumentó que como en toda revolución industrial el cambio no proviene de la tecnología en sí misma sino en cómo una empresa transforma su cultura y sus procesos para después agregarle tecnología.

“Para poder transformar de lleno una empresa se debe pensar en nuevos modelos de negocio. Una transformación sin factor digital es laboriosa, nos la pasamos pensando en cuánta nueva tecnología necesitamos pero no pensamos qué queremos hacer con esta transformación. Se debe tener una clara estrategia digital de qué se quiere lograr con la transformación para después pensar en invertir en ella”, dijo Davis.

Un ejercicio elaborado por el WEF y la consultora Bain & Company detalló que antes de invertir en transformación digital es preciso ver el cambio empresarial en cuatro pasos.

De inicio el ejercicio hace estas dos preguntas: ¿Hacia dónde va el negocio?, ¿cuál es el modelo de negocio actual y si éste debe cambiar?

El análisis de Bain & Company hace énfasis en la búsqueda de nuevos modelos de negocio basados en software e ideas, pues en los últimos años, la generación de ganancias ha comenzado a migrar de los modelos basados en productos o activos fijos a modelos basados en intangibles.

En 1999, 17% de los negocios estaban basados en modelos de generación de ganancias basados en la venta de productos físicos mientras que en 2016, 31% de los negocios basaron sus ganancias en ideas o intangibles, según datos de McKinsey retomados por Bain & Company.

Las siguientes dos preguntas del ejercicio se centran lo que hace que una compañía se transforme y en la ejecución de los cambios: ¿qué es lo que te indica que debes cambiar (datos, competencia), ¿cómo manejar los cambios de un experimento a una realidad de negocio?, apunta la consultora.

Según Davis, del WEF, Las proyecciones para que una empresa realmente logre hacer un impacto sólido en su entorno se deben pensar hacia la siguiente década, y sin dejar de lado también, valores éticos y sociales dentro de la empresa.

“Lo más importante de estos cambios es hacerlos relevantes para la gente y que sean más basados en sistemas y no en la tecnología en sí misma, pero todos con valores y ética como centro”, dijo Davis.

Fuente: https://expansion.mx/tecnologia/2018/11/07/pese-a-millonarias-inversiones-solo-1-de-las-empresas-se-digitalizan