La adopción de IoT en laboratorios marca una importante interrupción tecnológica. Su implementación reemplazará un sistema obsoleto e ineficiente con uno que maximice el tiempo de los instrumentos y el investigador a su máximo potencial, estimulando una nueva ola de eficiencia científica y, por lo tanto, de innovación.

Hay una tendencia para que algunos continúen las viejas prácticas simplemente porque es a lo que se han acostumbrado. La pregunta «por qué cambiar» a menudo se plantea. La respuesta es sencilla: es necesario cambiar los laboratorios. El sistema actual está estancando el progreso ya que no aprovecha al máximo los avances tecnológicos del siglo XXI ni maximiza el equipo, el tiempo o el potencial investigador. Debemos aprovechar al máximo las oportunidades proporcionadas para facilitar una investigación más rápida y precisa.

En el antiguo sistema, los científicos tendrían que mediar y registrar manualmente el flujo de datos. Los investigadores tendrían que estar físicamente disponibles en el laboratorio para operar los experimentos, realizar sus estudios de acuerdo con su calendario, trabajar cuando fuera conveniente para el científico en lugar de organizar que el experimento se ejecute en el momento óptimo. Generalmente no está conectado a Internet y los científicos tendrían que ingresar datos manualmente en un formato digital desde un entorno de trabajo fragmentado. Con la reciente introducción de conceptos como hogares inteligentes y ciudades inteligentes, no es sorprendente que este mismo concepto se esté aplicando ahora para crear laboratorios inteligentes.

Ahora imagine un laboratorio que maximice las capacidades del equipo, el tiempo de investigación y el esfuerzo. A través de nuevas innovaciones que permiten la conexión de instrumentos existentes a la nube o un servidor local, combinado con la introducción de la automatización de laboratorio y drones, los laboratorios del futuro estarán unificados, flexibles y accesibles desde cualquier lugar. Los nuevos sistemas disponibles utilizarán la conectividad a Internet para monitorear instrumentos, crear alertas y almacenar datos. Esto permitirá a los investigadores operar instrumentos de forma remota y recibir alertas en caso de mal funcionamiento de la máquina, lo que aumenta la eficiencia y al mismo tiempo acelera la innovación científica y el descubrimiento.

Un laboratorio inteligente conectado al IoT puede adaptarse para cumplir con los requisitos específicos de cualquier laboratorio. Es una innovación flexible y adaptable que puede adaptarse a todas las variedades de investigadores. Un laboratorio inteligente puede monitorear inventarios de artículos de laboratorio, monitorear ambientes (controlar temperaturas en incubadoras o congeladores) y puede facilitar la comunicación entre colegas. Permitirá a los coordinadores ver datos sobre el uso de la máquina, lo que les permitirá tomar decisiones importantes con respecto a la usabilidad y la productividad.

Las oportunidades son infinitas. Los sensores se pueden instalar en laboratorios para rastrear el progreso de las reacciones químicas y esta información se puede transmitir directamente desde los sensores a un Electronic Lab Notebook, un software que permite a los científicos documentar sus datos de investigación en un formato digital en línea. Los beneficios de tener un Cuaderno electrónico de laboratorio y un sistema de automatización de laboratorio son innegables, ya que permite que un científico administre sus datos de investigación en una plataforma unificada al mismo tiempo que monitorea la salida de dispositivos conectados a Internet.

Muchos de los costos percibidos con respecto al laboratorio inteligente están relacionados con el costo financiero de implementar sistemas conectados en laboratorios que ya funcionan. Los investigadores pueden dudar en aceptar los nuevos cambios por temor a gastar dinero en un producto que se actualizará aún más en los próximos años. Actualizar solo la mitad del equipo también crea problemas, ya que no logra uno de los objetivos clave de los laboratorios inteligentes, que es unificar el laboratorio.

Sin embargo, existen alternativas, una de las formas es que un laboratorio podría implementar gradualmente IoT sin un costo sustancial e implementar la conectividad a Internet en máquinas existentes o tener un dispositivo que reciba los datos de su máquina. Este es un Sistema de Ejecución de Laboratorio, que es una alternativa económica y puede recopilar datos del instrumento en tiempo real y, al mismo tiempo, administrar sus dispositivos de forma remota. Invertir en un sistema de este tipo permitiría la implementación gradual de IoT en el laboratorio, en ese momento uno podría evaluar qué productos están disponibles, teniendo en cuenta sus estándares de seguridad y la medida en que ese laboratorio tendría un requisito específico.

Cuando pensamos en IoT, la seguridad es siempre una cuestión planteada. Algunos científicos dudan en adoptar las tecnologías de IoT en su sistema existente debido a la desconfianza de las características de seguridad cuando se trata de Internet, especialmente cuando se usa la nube.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que toda esta innovación no significa que deba almacenar datos en la nube, que es una fuente clave de la renuencia a adoptar dispositivos habilitados para IoT. Algunos productos le permiten elegir si desea almacenar sus datos en la nube o en un servidor local, lo que garantiza que tiene la opción de colocar sus datos en la nube o proteger sus datos en un servidor local detrás de sus firewalls.

La seguridad es un problema que ciertamente debe considerarse en la implementación de IoT en un laboratorio, pero no debe ser un problema que disuada a las personas del concepto de laboratorios inteligentes. Debería hacer que los científicos sean más cuidadosos al elegir un producto. Para combatir las amenazas de seguridad planteadas, un laboratorio necesita implementar configuraciones de seguridad fuertes y confiables que garanticen la protección sobre la propiedad intelectual. Además, los datos se pueden proteger con la implementación de una infraestructura segura y confiable combinada con buenas prácticas de laboratorio y seguridad. Si los investigadores adoptan buenas prácticas de seguridad, el riesgo se reduce significativamente.

Una de las oportunidades más importantes que los laboratorios inteligentes permiten es la mejora de la calidad y la velocidad de la investigación producida. La automatización inteligente del laboratorio mejorará significativamente la precisión de los datos y reducirá el error de entrada de datos. La implementación de IoT en el laboratorio permitirá que las máquinas recopilen y midan los datos, transmitiendo los datos a un depósito de almacenamiento central, permitiendo que los materiales se recopilen y graben con precisión.

La automatización de laboratorio también puede mejorar la eficiencia del laboratorio y fomentar las buenas prácticas.

El Internet de las cosas es una innovación tecnológica que presenta muchas oportunidades interesantes para el área de la ciencia y el descubrimiento. Esta red de humanos y dispositivos físicos les permite a los investigadores resolver problemas que normalmente tomarían horas o días para resolver, allanando el camino para experimentos más baratos y resultados más rápidos. Los científicos pueden usar esta conectividad obtenida para unificar el equipo de laboratorio, asegurando que la investigación no se limite al horario de un individuo.

Algunos han calificado la introducción de Internet de las Cosas como la «Cuarta Revolución Industrial», y en mayor medida este es el caso cuando se considera la eficiencia mejorada de los laboratorios inteligentes. La flexibilidad y la accesibilidad facilitadas por los dispositivos con acceso a Internet impulsarán la innovación a un ritmo más rápido, dejando a los laboratorios tradicionales en el pasado.

Fuente: https://www.iottechnews.com/news/2019/nov/11/going-smart-how-iot-technologies-and-automation-can-revolutionise-laboratory-practice/