Las ciudades inteligentes utilizan tecnología moderna para proporcionar servicios y resolver diferentes tipos de problemas urbanos, como la contaminación del aire, la congestión del tráfico y los problemas de seguridad.

Además, los proyectos de ciudades inteligentes definitivamente pueden ayudar a los gobiernos municipales a operar de manera más eficiente y mejorar la calidad de vida de los residentes.

Las aplicaciones de ciudades inteligentes mejoran algunos indicadores clave de calidad de vida en un 10 a 30 por ciento (análisis del Instituto Global McKinsey).

Comenzar un viaje hacia una ciudad inteligente puede parecer complicado, incluso para los gobiernos. Para aspira a convertirse en una ciudad inteligente, reducir costos o contribuir a la sostenibilidad, se puede comenzar  por implementar varios proyectos fáciles a corto plazo.

Estos son tres de los mejores ejemplos de proyectos de ciudad inteligente de “primer paso”:

Bancos inteligentes

El sesenta y siete por ciento de la población mundial actual tiene un teléfono inteligente, lo que se traduce en 5.11 mil millones de usuarios móviles únicos. La necesidad de mantenerse siempre conectado es más importante que nunca antes, y es por eso que los gobiernos deben contemplar la transformación de los espacios públicos para que los residentes puedan tener experiencias más ricas.

Uno de los problemas más comunes que tienen los residentes de la ciudad cuando usan espacios públicos es la necesidad de cargar un dispositivo móvil con poca batería. Otro desafío es cuando no hay un punto de acceso WiFi gratuito en la ciudad cuando más se necesita. La instalación de bancos inteligentes que utilizan energía solar puede resolver todos los problemas mencionados. Los bancos inteligentes con aprovechamiento solar brindan la funcionalidad a los usuarios y, al mismo tiempo, el gobierno de la ciudad puede monitorear el uso del espacio público y el tráfico peatonal para mejorar continuamente los espacios públicos.

Iluminación inteligente

Según el Banco Mundial, el consumo de energía del alumbrado público es una parte cada vez más importante del uso de energía de las ciudades y una carga cada vez mayor para los presupuestos municipales.

En la mayoría de las áreas urbanas, las farolas se encienden incluso si no hay nadie en el área y, por lo tanto, se desperdicia la electricidad. Las lámparas inteligentes pueden reducir los costos adicionales; Detectan automáticamente el movimiento en las calles y ajustan el brillo en consecuencia. Si no hay movimiento en el área, puede atenuarse al nivel de brillo preseleccionado, por ejemplo, 50 por ciento. Eso ayuda a garantizar la seguridad y reduce los costos adicionales.

Además, las lámparas inteligentes pueden proporcionar seguridad a través de video vigilancia con análisis avanzado, así como un botón de llamada de emergencia. Además, una lámpara inteligente tiene carga integrada para vehículos eléctricos y bicicletas eléctricas. Mejorar la seguridad y los servicios digitales y analizar el uso del espacio público resalta el valor de una ciudad inteligente y brinda apoyo y participación pública.

Estas características pueden integrarse en lámparas y postes existentes. Los proyectos de iluminación inteligente tienen el potencial de ser altamente exitosos, por ejemplo, el proyecto “Milan LED” ha reducido los costos de energía en un 51.8 por ciento y los gastos generales en un 31 por ciento. Esto dio como resultado un ahorro de 10 millones de euros en 2015.

Quioscos de información de la ciudad

A menudo, los residentes de la ciudad y los turistas necesitan información sobre la programación o navegación del transporte público. Las noticias sobre eventos locales y el pronóstico del tiempo también son importantes. Una manera eficiente de proporcionar toda la información necesaria puede ser a través de un quiosco de información, un terminal de computadora con pantalla táctil para uso público, que puede realizar servicios multifuncionales con aplicaciones multimedia. Además, el quiosco de información puede proporcionar WiFi público, cargar dispositivos o llamar a servicios de emergencia con solo presionar un botón.

Ayudar a los lugareños y turistas a navegar la ciudad de manera efectiva es importante no solo para las grandes ciudades, sino también para las pequeñas áreas urbanas. A menudo, los gobiernos de las pequeñas ciudades trabajan incansablemente para mantener el ambiente de su ciudad atractivo para los lugareños y reducir el número de personas que abandonan la pequeña ciudad.

La instalación de bancos inteligentes, farolas inteligentes y quioscos de información de la ciudad afectará positivamente la imagen de la ciudad y mejorará la calidad de vida de los residentes. Además, estos son los proyectos a corto plazo que se pueden implementar durante con un presupuesto relativamente pequeño.

Fuente: https://www.iotforall.com/three-first-step-smart-city-projects-start-2019/