A veces hablando sobre privacidad, se presenta la respuesta “No tengo nada que ocultar, entonces, ¿por qué debería importarme?” Esto parece ser un argumento perentorio. Sin embargo, esta respuesta común debería abrir la puerta a comprender por qué incluso aquellos de nosotros que somos ciudadanos modelo, debemos participar en las decisiones de privacidad.

La privacidad, es una necesidad humana innata y profundamente sentida. La necesidad de tener lugares privados se puede ver en todas las culturas y en el tiempo. Mirando “Los orígenes de la privacidad de Smart City” a través de la lente de la arqueología, se pueden ver signos de privacidad personal y grupal incluso en las primeras ciudades.

Nuestras nuevas ciudades inteligentes se están desarrollando. Este desarrollo se basará en la necesidad de privacidad, pero también debe reconocer que nuestro instinto de espacios privados debe extenderse a un instinto de datos privados.

A medida que nos acercamos al año 2020, los datos digitales han vinculado inexorablemente lo digital y lo real. La interfaz humano-computadora de antaño ahora es tan borrosa e hiperconectada, que a veces es difícil ver dónde termina el mundo real y dónde comienza el mundo digital. Nuestros datos, ya sean biométricos, de ADN, personales como nombre y dirección o metadatos como la dirección IP o la ubicación, incluso puntos de vista, existen más allá de los límites de lo real y lo digital. Los controles que colocamos en estos datos definirán nuestra privacidad en el ámbito digital, cuyo impacto se extenderá al mundo real.

La privacidad no se trata de ocultar datos. La privacidad se trata de controlar los datos. Si no tiene control sobre sus datos, no puede asegurarse de tener privacidad. Pero la elección es un área gris. El ejemplo de “consentimiento” es una parte tan matizada y confusa de la privacidad digital.

“El consentimiento, en su forma más pura, podría convertirse fácilmente en un una herramienta para controlar a los ciudadanos”.

Cuando miramos lo que debería ser la privacidad, debemos reconocer los problemas ocultos que se encuentran dentro. La elección y el consentimiento son dos caras de una moneda que pueden lanzarse fácilmente. Por ejemplo, Facebook y Google fueron sancionados porque ofrecieron consentimiento sin opción. Si elige no dar su consentimiento para compartir ciertos datos, se le denegará el uso del servicio. Algunos podrían argumentar que depende de Facebook, et al., Elegir cómo y por qué permiten el uso del servicio. Max Schrems creía que esta falta de granularidad en el consentimiento contravenía directamente la ley de privacidad de la UE, el Reglamento General de Protección de Datos (GDPR). El grupo de acción legal de Schrems, Noyb, tiene “Proyectos de Consentimiento Forzado” en curso, y hasta ahora Google ha sido multado con 50 millones de euros por la autoridad de supervisión francesa (CNIL) debido a violaciones de consentimiento. El consentimiento puede ser una fuerza de control pero que funciona en ambos sentidos.

A medida que compartimos nuestros datos con los constructores de ciudades inteligentes, necesitamos comprender las complejidades dentro del espectro del consentimiento. Uno de esos problemas es la creación de “niveles de privacidad”. El consentimiento podría convertirse fácilmente en una mercancía junto con los datos que espera proteger. Un servicio gratuito como Facebook puede terminar ofreciendo un nivel “gratuito” para compartir datos o, si puede pagar, puede mantener el control sobre sus datos; El consentimiento, en esas circunstancias, podría convertirse fácilmente en el talón de Aquiles de la tecnología.

Nos encontramos en los últimos meses de 2019 en un mundo donde nuestros datos se han convertido en una mercancía.

Nuestros datos ya existen como una entidad masivamente interconectada. Una vez que estos datos se envíen a las ciudades inteligentes en expansión en todo el mundo, crearemos un Panóptico digital.

A medida que las ciudades inteligentes comienzan en serio, debemos retroceder y mirar dónde estamos en términos de privacidad de datos.

Fuente: https://www.iotforall.com/smart-city-problems/